Un nueva manera de moverse que ya es toda una realidad

La comunidad autónoma de las Illes Balears tiene una tipología muy especial. Su espacio geográfico es muy complejo desde el punto de vista del transporte y representa muchos retos para su organización, especialmente en el nuevo escenario de eficiencia energética y movilidad sostenible.

Cuatro islas con una elevada densidad de población, múltiples medios de transporte diferentes y una alta actividad turística configuran un panorama en el que las apuestas tienen que ser valientes, imaginativas e innovadoras. La eficiencia energética, la reducción de emisiones en un apremiante panorama de cambio climático, la adaptación a un mundo hiper conectado y el respeto por el entorno natural, dan forma a una serie de retos de futuro inmediatos y vitales.

Análisis

La realidad del transporte en las Islas apunta al predominio del uso del vehículo privado, que supone un 55 % de los desplazamientos. Este llega incluso a los visitantes, de los que casi un 40 % usa coches de alquiler para moverse una vez en la isla. A pesar de los esfuerzos por mejorar las redes de transporte público, este apenas ha logrado en las últimas décadas arañar terreno al vehículo privado, que se alza como el principal método para el desplazamiento.

El objetivo de la Conselleria de Mobilitat es revertir esta situación mediante la apuesta por un transporte público ágil y sostenible. El Pla Director de Mobilitat se marca como objetivos la reducción en un 34 % de los desplazamientos en vehículo privado y aumentar alrededor de un 10 % el uso de los medios públicos o alternativos, como la bicicleta.
Las prioridades máximas son la accesibilidad, la reducción de la contaminación y la siniestralidad, así como optimizar la red para hacerla más atractiva y eficaz.

Flota de autobuses

El pasado 1 de enero, 223 nuevos autobuses comenzaron a circular por las carreteras de Mallorca. Con esto, la Isla se puso a la altura de grandes ciudades como Londres y París. La fuente de energía de la mayoría de estos vehículos es el gas natural, pero también hay eléctricos, de los que circularán aproximadamente una veintena cubriendo las líneas más urbanas.

El tamaño de los vehículos también se adapta a la tipología de las líneas, pasando de 12 a 15 o 18 metros, según el trayecto. En su diseño se tienen en cuenta otros factores condicionantes de la movilidad, como espacios para alojar bicicletas o ser accesibles para personas con discapacidad, ya sea motora, visual u auditiva.

Con una inversión total que supera los 479 millones de euros, la renovada flota de autobuses tiene el propósito de incrementar sus usuarios en un 25 % en los próximos 10 años, pasando de 10 millones en 2019, a 13 millones de usuarios para el inicio de la década de 2030. Un nuevo modelo de gestión del transporte público con más control del Govern, un aumento en las frecuencias de hasta el 50 % y un cambio tarifario mediante tarjetas monedero harán posible un nuevo rumbo en este sector estratégico para la movilidad sostenible.

La seguridad también es un factor muy cuidado; la nueva flota dispone de detectores de peatones y ciclistas, así como de fatiga del conductor y de alcoholemia. El espíritu de todos estos cambios está resumido en la afirmación de Jaume Mateu, director general de Mobilidad: «Queríamos un sistema con las mejores condiciones de confort y accesibilidad, así como con garantías laborales y sociales».

Actuaciones

El Pla Director Sectorial de Mobilitat de les Illes Balears marca sus objetivos para el periodo 2019-2026 y define las líneas a seguir para mejorar este aspecto crucial en la sociedad balear en las próximas décadas. Como primer plan de este tipo que se desarrolla en las Islas, pivota sobre dos ejes: el estudio de las infraestructuras necesarias y la organización más adecuada para garantizar la funcionalidad y la sostenibilidad.

Los modernos autobuses eléctr

Su elaboración tuvo muy en cuenta las necesidades reales de los usuarios, tanto locales como extranjeros. Se realizaron 4.200 encuestas a residentes y 1.700 a visitantes; los cuestionarios dieron resultados llamativos. Especialmente significativo es uno de los datos que se extrajeron de este estudio: mientras que el tráfico por carretera se redujo en todo el Estado en un 6 %, en Baleares aumentó en un 42 %, dando buena cuenta de la consolidación de unos hábitos contra los que el plan quiere combatir.

Sus objetivos básicos son garantizar el acceso al transporte público, especialmente entre los colectivos más vulnerables, reducir la contaminación generada y la siniestralidad, minimizar el consumo energético y la distancia media de los desplazamientos, y optimizar la conexión entre islas.

Pero, sin duda, la sostenibilidad ambiental es una de las prioridades más importantes del transporte público presente y futuro. Nada menos que el 35 % de las emisiones de CO2 provienen del tráfico rodado, por lo que la Llei de Canvi Climàtic i Transició Energètica de les Illles Balears aprobada en agosto de 2018, con un impacto internacional por sus medidas, va a ser vital. Su meta final es clara: llegar a 2050 a las emisiones cero. Para alcanzar este objetivo la movilidad sostenible es básica. La electrificación de las vías férreas o la consolidación de la red de recarga de coches eléctricos son solo algunos de los pasos necesarios en este ineludible camino.

El transporte público será un reflejo de todos los avances de la tecnología del mercado en eficiencia y sostenibilidad energética

La movilidad ha dado un giro desde la pasada legislatura con las políticas aplicadas por la Conselleria. El Pla Director de Mobilitat de les Illes Balears supuso un nuevo modelo, sostenible y ágil, en el que la mejora y ampliación de la red de transporte ha sido una prioridad.

Los modernos autobuses eléctricos destinados a Mallorca fueron montados en una fábrica cerca de la ciudad de Oporto.

En materia ferroviaria los esfuerzos se centran en mejorar el servicio y explorar nuevos sistemas de aprovechamiento de la energía eléctrica y de potenciación del autoconsumo, mediante un sistema que aprovecha la energía del frenado de los trenes y el metro para poder ser reutilizada.

Los autobuses que gestiona el Consorcio de Transporte de Mallorca son una revolución, con un 97 % de ellos con propulsión sostenible. La flota cuenta con un total de 223 autobuses nuevos, de los cuales 216 utilizan sistemas no contaminantes. De ellos, 198 se mueven gracias al gas natural, 18 con propulsión eléctrica, 9 de ellos son totalmente eléctricos y otros 9 híbridos. Gracias a estos nuevos vehículos se reducirán significativamente las emisiones de dióxido de carbono.

Trenes movidos por la energía del sol

El nuevo parque solar fotovoltaico en el que se está trabajando en Santa Maria del Camí permitirá llegar a reducir muy significativamente el consumo de electricidad de las instalaciones de tracción de Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM).

Imagen del solar a las afueras de Santa Maria del Camí donde se situará el parque fotovoltaico que alimentará la red de tren.

En estos momentos se está trabajando en la creación de esta instalación, que permitirá suministrar energía limpia a los trenes e instalaciones de la red de ferrocarril. El parque está formado por 10.200 paneles que permitirán disponer de una potencia pico de 4.080 kW y de 3.350 kW de potencia de producción, con una cifra anual de más de seis millones de kilovatios hora.

Se tiene previsto que el parque pueda generar el 33,4 % de la energía de tracción que necesita SFM, y esto supondrá un ahorro de unos 550.000 euros al año, además de dejar de emitir 2.461 toneladas de dióxido de carbono anuales.

El parque se configurará como una estructura de baja altura, elevándose únicamente dos metros sobre el suelo. Así se minimizará el impacto paisajístico, visual y ambiental.
Las estructuras, cada una de ellas compuesta por 60 paneles, se anclarán al suelo mediante tornillos de cimentación que se enroscan directamente en el terreno, reduciendo así también los costes y plazos que hubieran generado unos típicos cimientos de hormigón. El impacto ambiental se reduce con este sistema, que no deja restos de ese material enterrados, de manera que en el futuro se pueda desmontar el parque sin dejar apenas huella de su paso.

El sistema se basa en la transformación de corriente continua generada por los paneles solares en corriente alterna de la misma calidad que la que actualmente circula por la línea de SFM. La instalación contará con un sistema de monitorización que permite visualizar por Internet la producción en tiempo real y el rendimiento de todos los elementos.

Iniciar Chat
¿Necesita ayuda?
Hola 🌱
¿Quieres ser un eChallenger?